Evolución de los Lémures

Evolución de los Lémures

Evolución de los Lémures

Los lémures son primates que dedican gran parte de su tiempo a permanecer en los entornos arbóreos para realizar sus actividades diarias. Pertenecen a los prosimios, una suborden de primates localizados en Madagascar, el resto de África y Asia. Son comúnmente confundidos con los monos, pero estos son parte de otro suborden.

La historia cuenta acerca de los compañeros William Finch y el capitán Keeling que decidieron explorar por nuevas aguas y se encontraron con una tierra rica en diversidad de flora y fauna; entre ellas observaron a unos primates muy peculiares con expresiones faciales intensas. Por supuesto que se trataba de los lémures, quienes provocaron que tales visitantes quedaran maravillados a tal grado de expresar que eran criaturas encantadas en una isla encantada.

Se dice que Madagascar se separó de la plataforma continental hace unos 90 millones de años o más y que los lémures evolucionaron exclusivamente ahí y en las islas Comores, sin poblar otra latitud de la Tierra. Pero, la pregunta que se han formulado científicos e investigadores, es la de ¿cómo llegaron los lémures a Madagascar? Una de las explicaciones es que arribaron de manera accidental por medio de maderas y vegetación flotante hace 65 millones de años.

Los lémures constituyen más del 15 % de todos los primates del planeta.

Los movimientos de las placas continentales fueron separando cada vez más el resto del continente africano de la isla de Madagascar, por lo que los lémures se aislaron por completo a esa nueva tierra abundante en vegetación y de todo lo que necesitaban para subsistir exitosamente. Lo mejor de todo es que no tenían gran cantidad de competidores naturales para la alimentación o contrincantes que se alimentaran de ellos.

Los lémures constituyen más del 15 % de todos los primates del planeta a pesar de que solo se localizan en menos del 0.4% de la superficie terrestre.

En 1994 se contabilizaron 33 especies de lémur, pero con las investigaciones modernas observaron que tal número estaba muy alejado del dato final, llegando hasta 105, e incluso, algunos afirman que podrían rebasar las 120 especies que posiblemente viven en las partes más recónditas de Madagascar inexploradas por el hombre.

La evolución de los lémures se conoce gracias a los restos fósiles encontrados en varios puntos terrestres. Estas muestras de ejemplares extintos aportaron datos muy valiosos para la ciencia. En 1909 fueron hallados esqueletos del tamaño de un ser humano y el peso de un gorila espalda plateada, es decir, aproximadamente 160-200 kg, cuya dieta era a base de hojas casi en su totalidad. Estos enormes individuos desaparecieron de la Tierra hace más de 2,000 años.

Hoy en día los lémures están divididos en 5 familias y 15 géneros, pero las investigaciones han permitido conocer la existencia de otras 3 familias que se extinguieron hace millones de años.

Los fósiles más antiguos de lémures que se conocen datan de hace aproximadamente 4 millones de años.

Los actuales pertenecen al suborden Strepsirrhini, al infraorden Lemuriformes y a la superfamilia Lemuroidea. A pesar de ser visiblemente diferentes a otros tipos de primates, comparten rasgos ancestrales con los primeros ejemplares que poblaron la Tierra. Se dice que posiblemente están relacionados evolutivamente con los loris, primates estrepsirrinos perteneciente a una familia distinta (los primates estrepsirrinos se caracterizan por tener la nariz húmeda y un hocico más largo).

Se estima que la división entre loris y lémures ocurrió hace entre 50 y 60 millones de años; sin embargo, los fósiles más antiguos de lémures que se conocen datan de la época del Pleistoceno tardío, es decir, hace aproximadamente 4 millones de años.

Familias extintas

Archaeolemuridae, Megaladapidae y Palaeopropithecidae son familias extintas de lémures. Archaeolemuridae o conocidos como lémures babuino datan de hace 1,000-3,000 años de existencia. Los Megaladapis, o informalmente llamados lémures koala vivieron hace “apenas” unos 500 años. La presencia del ser humano y el cambio climático los orillaron a la extinción. Por último, Palaeopropithecidae o denominados lémures perezosos incluían 4 géneros que no precisamente estaban relacionados con los perezosos.