Lemur Rufo Rojo

Lemur Rufo Rojo

Lemur Rufo Rojo

Varecia rubra

Varecia rubra es uno de los representantes más llamativos e interesantes de lémur que existen. Es una de las dos especies pertenecientes al género Varecia.

Anatomía

Lo primero que mencionaremos es su atractiva y contrastante combinación de colores que  tienen en su pelaje. El mayor porcentaje es de un tono marrón rojizo que varía en intensidad de acuerdo a la cantidad de luz que se proyecte sobre el animal. La cola es larga, tupida y de un negro uniforme desde el inicio hasta la punta. Este color también es visible en rostro, pecho, zona ventral y la cara interna de las extremidades.

Son los miembros más grandes de la familia Lemuridae.

Sus grandes ojos de tono claro contrastan con el resto de su cuerpo al igual que un fragmento de pelaje color blanco ubicado en la nuca. Es un animal verdaderamente increíble a la vista.

Son los miembros más grandes de la familia Lemuridae. Las hembras suelen ser más grandes que los machos; en promedio miden 60 cm de longitud corporal junto con 50 cm de cola y pesan entre 3 y poco menos de 4 kg.

Su dentición contiene un tipo de peine dental formado por seis incisivos inferiores que utilizan para acicalarse y abrir frutas.

Información sobre el lémur rufo rojo.

Lémur Rufo Rojo – Varecia rubra

Distribución y hábitat

El rango territorial de esta especie es muy limitado. Se localizan en los bosques tropicales caducifolios de la península de Masoala y al norte de la Bahía de Antongil, al noreste de Madagascar. Pueden encontrarse desde el nivel del mar hasta 1,200 m de altitud.

En 1997 fue creado el Parque Nacional de Masoala que ayuda a la conservación del lémur rufo.

Comportamiento

Son seres sociales diurnos que se reúnen en grupos entre 18 y 32 miembros, pero también se ha observado que ciertos ejemplares se mantienen en agrupaciones muy pequeñas con tan solo 2 o 4 integrantes. En temporadas de lluvias con abundancia de alimentos las congregaciones se hacen mayores, pero una vez que escasea se dispersan nuevamente.

Se comunican por medio de vocalizaciones de diferentes magnitudes de acuerdo a la situación que estén enfrentando; esto incluye sonidos de alerta, territorialidad ante otros lémures de grupos diferentes, y socialización entre ellos mismos. Según los investigadores, son los primates no humanos más vocales que existen. Las marcas de olor también son otra forma de comunicación efectiva que contiene varios significados, por lo tanto, el olfato también juega un papel importante dentro de sus relaciones sociales.

No son animales muy agresivos pero sí pueden darse enfrentamientos entre grupos por territorio. Las hembras son las líderes de las agrupaciones y las que dominan sobre los machos.

Alimentación

Cuando tienen gran abundancia de alimento, las frutas son su opción preferida, pero también complementan su dieta con néctar y polen. En los meses con comida más escasa ellos se nutren de hojas y semillas. Son considerados polinizadores muy importantes dentro de su ecosistema.

Descripción del lémur rufo rojo.

Rostro de un hermoso lémur rufo rojo.

Reproducción

La temporada reproductiva comienza con el contacto entre el macho y la hembra. Para reafirmar vínculos, frotan sus cuerpos y el macho lame el área genital de su pareja femenina. Este puede aparearse con más de una.

A diferencia de otras especies, las madres pueden dar a luz a camadas de hasta 6 crías tras una gestación entre 90 y 103 días. A los 4 meses de edad son destetadas y a los dos años alcanzan la madurez sexual aunque suelen reproducirse hasta los tres. Los pequeños lémures son bien protegidos por la madre, quien los esconde en los nidos o entre la vegetación para que no sean detectados fácilmente por los depredadores; otros miembros de la comunidad también se encargan de vigilarlos y auxiliarlos en caso de que estén en peligro.

En 1997 fue creado el Parque Nacional de Masoala que ayuda a la conservación del lémur rufo.

Amenazas

Sus depredadores naturales son las aves de presa como las águilas y halcones, pero también tienen que tener mucha precaución con boas y fosas. La mortalidad infantil es alta debido a las caídas de las crías y otros accidentes comunes, pero sin disturbios pueden vivir hasta 20 años en estado natural.

La destrucción de su hábitat, la caza y el comercio de animales son sus principales amenazas, y por tales motivos son especies en Peligro Crítico de Extinción (CR, por sus siglas en inglés Critically Endangered).