Sifaca de Verreaux

Sifaca de Verreaux

Sifaca de Verreaux

Propithecus verreauxi

Estos animales son realmente asombrosos y sobre todo, muy hermosos. Quien no haya tenido oportunidad de ver como saltan en el suelo, les recomendamos que busquen vídeos de ello, pues conocerán uno de los momentos más graciosos y encantadores de la naturaleza.

Anatomía

Este elegante primate tiene un tamaño corporal de 40 a casi 48 cm de longitud, con una redondeada cola que puede llegar a los 60 cm; sin embargo, son criaturas livianas que pesan tan solo de 3 a 3.5 kg; es por ello que tienen tanta agilidad y rapidez en sus movimientos.

Probablemente sean confundidos con los sifacas de Coquerel (Propithecus coquereli) por la similitud de su anatomía, pero si observamos bien, nos daremos cuenta que son fácilmente identificables, solo es cuestión de encontrar ciertos detalles, como por ejemplo, el color de su cuerpo. El sifaca de Verreaux tiene un pelaje blanco casi en su totalidad, pero suele combinarse con gris en la espalda y amarillento en múltiples áreas como el pecho, hombros, base de la cola, la cola en sí y extremidades.

Una forma de identificarlos es por su corona de color marrón oscuro que se extiende hasta su nuca.

Ciertas regiones de su cuerpo carecen de abundancia de pelo, por lo que se expone su piel negra, sobre todo en torso, vientre y cara interior de las extremidades. El rostro es desnudo al igual que las orejas, solo que estas se ven ligeramente escondidas por el largo pelaje blanco que cubre la cabeza. Poseen una corona de un color marrón oscuro que se extiende hasta su nuca.

Los ojos de este sifaca son grandes, brillantes y de color amarillo.

Distribución y hábitat

Se encuentran a lo largo de la costa oeste y sudoeste de Madagascar, llegando a la zona central sur y una mínima parte de la costa sudeste. Permanecen desde el nivel del mar hasta 1,300 m de altitud.

Viven en bosques espinosos, matorrales, bosques de ribera y selvas tropicales de tierras bajas.

Información sobre el Sifaca de Verreaux.

Sifaca de Verreaux – Propithecus verreauxi

Comportamiento

Son especies sociales que viven en grupos de 2 a 14 miembros compuestos por 5 o 7 hembras, hasta 3 machos y algunos jóvenes y crías. Sus sociedades se rigen bajo el matriarcado.

Aunque no son seres agresivos, las advertencias por medio de vocalizaciones, marcas de olor y saltos repentinos se hacen presentes, todo con el fin de proteger y defender el territorio que han ocupado para sus necesidades.

Ellos se mueven a través de los árboles cuando desean desplazarse a otras áreas, pero al momento de encontrarse con espacios no arbolados, es cuando bajan al suelo con el objetivo de cruzar al otro lado. Es aquí cuando vemos su peculiar gracia para saltar de postura erguida y con los brazos extendidos tratando de mantener el equilibrio.

Alimentación

Su dieta varía según la estación del año. Se compone básicamente de frutos, hojas, semillas, cortezas, madera muerta y algunas veces termitas. Es en la estación húmeda donde pueden encontrar abundantes alimentos de elevado valor nutricional.

Reproducción

Durante la temporada reproductiva enfrentamientos entre los machos subordinados y dominantes suelen desatarse. Las marcas de olor juegan un papel importante para la relación entre hembras y machos disponibles, pues estos se ven atraídos hacia ellas por el simple hecho de percibir las señales en el aire.

Características del Sifaca de Verreaux.

Familia de Sifaca de Verreaux.

Se reproducen desde finales de enero a marzo y la gestación tiene una duración de 130 días, dando a luz a una sola cría al año. Los alumbramientos se dan entre junio y septiembre.

Durante las primeras semanas las madres llevan sobre su pecho a sus recién nacidos de apenas 40 g de peso, pero a la edad de 3 meses montan su espalda hasta que llegan a los 6 meses de edad.

Se desconoce su esperanza de vida en estado salvaje pero en cautiverio el promedio es de 18 años, llegando a un máximo de 23.5.

Amenazas

Estado de conservación: en Peligro de Extinción.

El sifaca de Verreaux es una especie en peligro de extinción que sufre el problema de la tala y quema, especialmente para plantaciones de maíz y producción de leña y carbón vegetal. De igual manera preparan suelos para alimentar al ganado. Otra problemática es la caza, que aunque es ilegal, se continúa efectuando para alimento de tribus e inmigrantes de la zona.

Las acciones de conservación están presentes y cinco parques nacionales se encargan de proteger a esta criatura salvaje.